miércoles, 8 de diciembre de 2010

IL SOGNO DI UNA NOTTE D,ESTIO

Cuando con 14 años me llamaron Sonia por primera vez,nunca imagine que pudiera llegar a vivir lo que he vivido en los últimos meses.

Una vida de mentira engaño y ocultación no han sido suficientes para apagar la llama de la verdad de mi SER y mi SENTIR,y hoy mas que nunca mientras me hacían fotos sentada en la fuente de la plaza Elíptica y el sol iluminaba mi sonrisa,pensaba que todo había merecido la pena.

Debemos seguir luchando por nosotros/as y por quienes vengan detrás,que los sufrimientos de quienes nos precedieron y los de quienes aun sufren en otros lugares, sean el acicate para el buen hacer de quienes nos implicamos,mas allá de luchas políticas,mas allá de absurdas descalificaciones o estériles debates sobre el sexo de los ángeles.

Nuestra única reivindicación debe ser el que nuestra sociedad,esta en la que vivimos y queremos seguir viviendo,nos vea no como lo que somos,personas como otra cualquiera con los mismos problemas que cualquiera ,pero que para nuestra desgracia,nacimos con una malformación que aun no tiene explicación medica,pero que como todas y cada una de las dolencias humanas, acabara por ser resuelta por la ciencia.

Mientras tanto,sigamos con la labor a veces silenciosa,a veces a voz alzada,de mostrarnos como somos:

SERES HUMANOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario